Venezolanos reutilizan material de kitesurf y crean chaquetas y bolsos

Desde Valencia, Carabobo, dos venezolanos apasionados por el kitesurf, deporte que consiste en el deslizamiento sobre agua mientras el viento propulsa una cometa de tracción (llamado kite en inglés), reutilizan el material deteriorado de esta actividad para crear chaquetas y bolsos. “Dándole una mejor vida a los kites que de otra forma serían basura, un desecho”, dice Emilio Martínez Pietri, fundador de Kiteloops.

5ff8db11f281e.jpg

Kitesurf

Kiteloops fue creado en el primer trimestre de 2020, mismo periodo en el que se confirmaron casos de COVID-19 en Venezuela y en medio de una crisis de gasolina. Sin embargo, la idea surgió mucho antes, aunque Martínez Pietri afirma que estaba “engavetada esperando el momento preciso y fue en ese año que todo empezó a engranar solo, siendo la señal de que era el momento de meterle ganas al proyecto y lanzarlo”.

Emilio Martínez Pietri es ingeniero agrónomo y destaca que desde niño el reciclaje y la reutilización de materiales considerados de desecho han estado presentes en su hogar gracias a su madre, dedicada a las artes plásticas. “Siempre he estado evidenciando lo urgente de cambiar los modelos de producción y consumo para un desarrollo sostenible en esta era que vivimos”, dice.

Años antes de iniciar esta “aventura especial”, como describe su proyecto, Emilio diseñaba e instalaba parques infantiles construidos principalmente de cauchos y tripas de bicicletas y de motos. “Desde entonces la necesidad de crear a partir de desechos estuvo presente y puesta a trabajar en favor del ambiente y las personas”, enfatiza el ingeniero.

Pero antes de la pandemia, Emilio recién llegaba a Venezuela para unas vacaciones. Venía de Belice, donde se desempeñaba como gerente de una planta de proceso de agua de coco. Sin embargo, los planes cambiaron al quedar varado sin poder retornar a dicho país por las restricciones de la crisis sanitaria.

5ff8db5e2bb5b.jpg

Producción y piezas hechas con un kite

Hoy por hoy, Emilio diseña, corta y personaliza cada artículo de Kiteloops que da como resultado “piezas únicas para el disfrute de quienes aprecian el trabajo creativo a partir de materiales llenos de colores, historias, aventuras y horas de vuelo”.

Aunque la iniciativa fue concebida por Martínez Pietri, quien también le dio nombre y diseñó el logotipo, poco después invitó a su amigo de la infancia, Randy del Nido, por su experiencia en la industria textil.

“Fue entonces cuando arrancamos con el desarrollo de los primeros prototipos de chaquetas y bolsos a partir de un kite viejo que tenía y también los de otras amistades, quienes desde el principio nos apoyaron”, señala.

5ff8dbeb0f798.jpg

Producción de Kiteloops. Foto cortesía

Cerca de cumplir un año reutilizando el material de los kites, Emilio y Randy han ampliado sus creaciones. “Aunque las chaquetas son el producto de mayor demanda, hemos desarrollado otros desde que empezamos, como son los bolsos, mochilas, cartucheras y también unos coloridos ponchos cambiadores hechos con toalla absorbente e intervenidos con tela de kite. En 2021 estamos introduciendo otros artículos como franelas, gorras, lámparas y topes de mesa”, señala Martínez Pietri.

Asegura que a medida que han avanzado han descubierto propiedades de los materiales “y con esto la creatividad va dibujando nuevos trazos para seguir creando piezas únicas” producidas en Valencia y distribuidas a todo el país y el mundo.

5ff8dc2b47d18.jpg

Emilio Martínez Pietri y dos de los bolsos hechos con kites. Foto: Kiteloops

“Ante el encadenamiento productivo en un país sin gasolina y en pandemia se ha demorado el proceso de fabricación”, dice Emilio. Explica que una chaqueta o un bolso puede tomarles una semana realizarla, mientras que los artículos más sencillos tienen un tiempo de elaboración menor.

Otra de las dificultades que han encontrado para producir ha sido conseguir kites de descarte, los cuales aceptan en donaciones. Pero ante no poderlos ubicar ,“estamos haciendo las piezas bajo pedido”. “Dejamos que el cliente tenga una experiencia de personalización a lo largo del proceso creativo, en el cual decida muchos aspectos de la pieza para su total satisfacción”, expresa.

“Sabemos que 2021 estará lleno de retos, pero con pasión iremos diluyendo cada obstáculo y transformándolo en éxito y triunfo de la moda sostenible y el diseño creativo venezolano”, afirma Emilio, al destacar que espera que lo que ayer parecía un pasatiempo “hoy se empiece a cristalizar como un negocio, a pesar del arduo proceso de emprender en Venezuela en pandemia”.

No olvide ver nuestros reportajes en: www.hispanopost.com

Más del autor

Artículos relacionados

Publicidad

Lo más reciente

7 formas en las que los dispositivos se pueden infectar con malware

El malware es una de las amenazas más comunes que los usuarios enfrentan diariamente. Sin embargo, todavía hay muchos usuarios no conocen cómo es...

José Gregorio Correa: “Buscamos recuperar la confianza en el voto»

El diputado a la Asamblea Nacional electa el pasado 6 de diciembre y segundo vicepresidente de la comisión preliminar del comité de postulaciones electorales,...

Cines Unidos ya está listo para reabrir sus puertas

A partir del lunes 25 de enero la apertura de las salas de cine en Venezuela será de forma paulatina. Por lo menos así...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo